lunes, 13 de septiembre de 2010

FERTILIZACION QUIMICA

FERTILIZACIÓN QUÍMICA Y ORGÁNICA

La fertilización en plátano es una práctica importante, que consiste en aplicar al suelo los nutrientes que requiere el cultivo y que están escasos o bajos.  Los fertilizantes o abonos pueden ser orgánicos como la gallinaza, el lombricompuesto, pulpa de café descompuesta y residuos de cosechas, o fertilizantes químicos como la úrea, el superfosfato, el cloruro de potasio, la cal agrícola, el óxido de magnesio, borax, entre otros.

Los niveles de los nutrientes en el suelo, tienden a disminuir debido a la extracción por parte del cultivo y a las pérdidas por agua a través del perfil del suelo.  En plantaciones establecidas en suelos muy livianos (sueltos) es conveniente fertilizar con mayor frecuencia.


a. La finalidad de la producción.  Si la producción es para autoconsumo no se requiere hacer gastos en fertilización.  Pero si su deseo es producir para mercadear el producto ya sea por racimo o por kilogramo, debe fertilizar apropiada y oportunamente.

b.  Condiciones de suelo y clima.  En épocas de fuerte invierno y verano no fertilice.

c. La fertilidad del suelo.   El grado de fertilidad se conoce mediante el análisis de suelos y debe conservarse o mejorarse siguiendo las recomendaciones que haga el Técnico.

d. Épocas de fertilización.  Especialmente durante el primer ciclo debe ser muy cuidadosa y estricta como se menciona a continuación y se observa en la Figura 3. 



ÉPOCAS DE FERTILIZACIÓN.

a. Al momento de la siembra.  Se recomienda aplicar imprescindiblemente al momento de la siembra, de 1 a 2  kilogramos de materia orgánica.  Es conveniente hacer la aplicación de correctivos (cal) antes de la siembra, si el análisis de suelo lo recomienda.

b.  Dos meses después de la siembra.   De acuerdo con el ciclo del cultivo la planta ha emitido cinco hojas, entrando a un período de acelerado crecimiento en la formación de hojas y raíces; en este periodo se debe aplicar el 25 % de la dosis total anual de fertilizantes recomendada por el técnico.

c. Cinco meses después de la siembra.  La planta a esta edad ha emitido aproximadamente 12 hojas, entrando a un período crítico, donde ocurre la diferenciación floral (embarazo), siendo necesario la tercera fertilización, aplicando el 50 % de la dosis anual recomendada.

d. Diez meses después de la siembra.  La planta a esta edad ha emitido aproximadamente  30 hojas y está próxima a florecer. En esta etapa  se aplicará  el 25% restante de la dosis anual recomendada, dirigida preferiblemente al colino o planta de reemplazo  para el segundo ciclo.

e.  Segundo ciclo en adelante.  De este período en adelante se recomienda hacer la   fertilización cada 4 meses, aplicando el 25% de la dosis total anual.